El look de tu pequeño ya es decisión suya

portada martaypaula

A partir de los tres años, nuestros hij@s empiezan a ser más independientes, ya van mostrando su carácter y quieren hacerlo todo solos, incluso ya quieren decidir sobre la ropa que quieren ponerse. En esta etapa, las madres se quedan desconcertadas porque no entiende cómo su peque ha crecido tan rápido que hasta quiere elegir el look con el que irá vestido. ¡No te preocupes! ¡No te extrañes! Ya que ellos están en proceso de cambios y éste es uno de ellos. En cuestión de la elección del look, hoy venimos a ayudarte dándote consejos de como afrontar esta etapa con tus hijos.

¿Qué hacer si tu pequeño quiere elegir su look?

Aunque creas que debes obligarlo a ponerse lo que tú decides que es lo mejor para el o ella, te equivocas, ya que así estás coartando su libertad de decisión y esto afectará a su desarrollo. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que lo que aprendemos en la infancia, nos afecta luego en nuestro carácter adulto. Si estamos acostumbrados desde pequeños a que los demás elijan por nosotros y nos obliguen a hacer lo que nos dicen, cuando seamos mayores seremos adultos sin capacidad de decisión y poca personalidad. Nos dejaremos influenciar con más facilidad y seremos más vulnerables a caer en tentaciones porque los demás deciden por nosotros. No queremos decir con esto que debas dejar que se ponga todo lo que le dé la gana, para nada. Pero si tenemos que darle libertad para elegir el look del día mientras que lo aconsejamos. Por ejemplo, si quiere ponerse un abrigo en pleno verano, tendremos que explicarle que esa prenda no es para esa época del año. Y aconsejarle que es lo que mejor le quedaría. Así el se verá con su libre poder de decisión, pero al final terminará por hacerte caso.

marta y paula

¿Y tu hij@ ya decide el look que quiere llevar cada día? ¿Eres de las que les dejas escoger o por el contrario les pones lo que quieres? Seguro que con la ropa de Marta y Paula tu hij@ y tú siempre os ponéis de acuerdo, ya que ellos siempre quieren ir vestidos de pequeños hombrecillos y ellas de guapísimas princesas.